Prevención dietaria de la degeneración macular relacionada con la edad

Si bien la porción anterior del ojo absorbe la mayor parte del espectro de luz ultravioleta, la retina es penetrada por una porción de rayos denominados UVA (De longitud de onda 315-380nm) que no son absorbidos en su totalidad por la córnea y el cristalino. En este sentido, se sabe que las propiedades de la luteína y la zeaxantina, con su capacidad de absorber la luz azul, protegen a la retina del daño oxidativo, manteniendo así la agudeza visual. (Ver fuente).Por el contrario, la depleción de luteína y zeaxantina en la retina, induce el desarrollo de la opacificación del cristalino o cataratas. Dichas cataratas reducen el daño oxidativo de la retina disminuyendo la probabilidad que se produzca degeneración macular en la retina(Lo cuál se asocia con pérdida de la visión), dicho de otro modo, las cataratas constituyen un mecanismo de defensa de la retina para reducir el daño oxidativo.
En este sentido, restableciendo la capacidad anti-oxidativa de la retina mediante el incremento de la ingesta de luteína y zeaxantina se reduce la probabilidad de desarrollar dichas cataratas, mientras que extraer las cataratas, por el contrario eleva el estres oxidativo a nivel de la retina y por lo tanto la probabilidad de desarrollar degeneración macular y la consecuente alteración en la agudeza visual. En efecto, la extracción de las cataratas y el reemplazo de las lentes naturales con lentes artificiales provoca un significativo incremento en el riesgo de desarrollar la degeneracioón macular.Leer estudio

Respecto al modo en que la luteína y la zeaxantina actúan es mediante su capacidad antioxidante que les permite neutralizar dos potentes oxidantes como lo son el oxígeno singulete y el estado triplete, y retardando la peroxidación de los fosfolípidos de la membrana celular. Cabe aclarar que tanto la luteína como la zeaxantina son de origen exclusivamente dietario lo cuál sugiere que la causa más común de ceguera en occidente puede ser evitada con una modificación apropiada de la dieta.
En un estudio clínico en el que se hizo un seguimiento con personas a las cuáles se les introdujo en la dieta una porción diaria de espinaca de 60 gramos(Unos 10 mg de luteína y 0.3 mg de zeaxantina) y 150 gramos de choclo(Unos 0.7 mg de ambos carotenoides) por tres meses se vió un aumento importante en la densidad de los pigmentos maculares de la retina(Ver estudio); y lo mismo se observó en personas que fueron alimentadas con uno o dos huevos diarios durante doce semanas (Leer fuente). Respecto a este último estudio se usaron huevos orgánicos provenientes de gallinas alimentas con maiz(Fuente importante de luteína y zeaxantina), por supuesto que en el caso de la suplementación con huevo y especialmente con yema de huevo, se observó además del aumento de los niveles séricos de luteína y zeaxantina un aumento del colesterol, motivo por el cuál no se recomienda como estrategia dietaria consumir yema de huevo para incrementar la pigmentación macular de la retina, siendo deseable entonces el uso de fuentes de luteína y zeaxantina que sean libres de colesterol tales como la acelga, la espinaca, el maiz(choclo), la palta y el goji berry(Conocida también como mora de la vista, Wolfberry o o kei tze en chino). La ingesta de esta última ha mostrado también una marcada mejora de los niveles plasmáticos de zeaxantina en plasma en corto plazo y con porciones muy modestas Sólo 15g diarios) ofreciendo una forma económica, efectiva y segura de incrementar la concentración de zeaxantina. (Ver estudio 1 y estudio 2)

Ver fuentes de zeaxantina y luteína